Santa Rosa de Calamuchita: cuando los protocolos no se activan

Santa Rosa de Calamuchita fue noticia estos últimos días por las imágenes que mostraban a cientos y cientos de jóvenes, todos juntos, en los ríos de la zona.

A decir verdad, esas imágenes no son la moneda corriente de las temporadas veraniegas en esa zona cordobesa, sino todo lo contrario. Los ríos se caracterizan por la tranquilidad y la amplitud de las playas en donde se puede descansar sin el amontonamiento que se ve, por ejemplo en la temporada veraniega de la costa bonaerense.

Pero más alla de eso, la historia de Sole Pascual es el claro ejemplo de la desidia de las autoridades municipales de la zona con respecto al covid 19

En diálogo con la Radio Pública del Oeste (FM 89.3 www.laradiopublica.com.ar) Sole contó que fue a la terminal de micros de Santa Rosa de Calamuchita para tomar el micro que la llevaría a ella y a su pequeña hija, de seis años, a la ciudad de Rosario.

“Estábamos por salir, y me toman la temperatura y me da 38.5, esperamos un ratito, me la vuelven a tomar, me vuelve a dar alta. Ahí se la toman a mi nena, que primero también le había dado alta y después le dio normal. Esperamos un rato, tomamos un vaso de agua para tranquilizarnos un poco, me vuelven a tomar la temperatura pero con otro termómetro. El del micro fue con un termómetro digital, y  una señora que trabaja en la terminal, me la tomó con termómetro común me da 38.3 la primera vez y 37.7 la segunda”.

En ese momento se tendría que haber activado el protocolo, pero nada de eso sucedió, y Sole y su hija debieron arreglárselas solas.

“Llamaron a la empresa Chevalliert, que es donde iba a viajar a Rosario, y me dicen que no puedo viajar,– continuó- pidieron permiso para llevarme aislada en la parte de abajo, pero no los dejaron, asi que se inicia supuestamente un protocolo que nunca se activó. Llegó la Policía, y me dicen que me tenía que hacer un hisopado al Hospita Evita de Santa Rosa, pero nadie me quería llevar, había cinco o seis remises y ninguno me quiso llevar. La ambulancia no quiso venir porque no era una emergencia.”

A esta altura, la empleada que había proporcionado uno de los termómetros, llamo a la Municipalidad y le contestaron que “yo debía movilizarme por mis propios medios al Hospital, pero los remiseros no me quisieron llevar. El micro que tenía que tomar espero casi dos horas, pero debía salir asi que se fue y yo me quede en la terminal 4 horas, hasta que el hijo de esta señora que me ayudo, que se llama Rebeca, me llevó hasta el Hospital”.

Cuando Sole llegó con su hija al Hospital, la médica que la atendió le tomó la temperatura, tenía 36.5 y le dijo “que no me podía hisopar porque no tenía ningún síntoma. Y a la 1 de la mañana quede a la buena de Dios, nadie de la Municipalidad se acercó y terminé durmiendo en la casa de esta señora que me auxilio”.

La empresa le cambió los pasajes, pero en vez de salir de Santa Rosa de Calamuchita, el micro Sole y su hija lo deben tomar en Córdoba Capital, y una vez más la Municipalidad de Santa Rosa de Calamuchita le dio la espalda, ya que debió viajar por sus propios medios.

Ultimo momento

Una vez publicada la nota que acaban de leer, Sole Pascual aviso que finalmente desde la Municipalidad de Santa Rosa de Calamuchita se comunicaron con ella, le abonaron los dos pasajes a Córdoba Capital y le pidieron las disculpas correspondientes.

11/1/21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *